El caso que ha conmocionado a todo un país!

Uncategorized 1993 Visitas

Una mujer de 31 años, identificada como Leticia Peixoto Fonseca.

Se encontraba en el octavo mes de embarazo. Fue atacada a tiros la noche del jueves. En Campos dos Goytacazes, en el norte de Fluminense, Brasil.

En un video que circula por las redes sociales, se puede observar el automóvil de la empresa estacionado y la madre de la fallecida de pie junto a la puerta del copiloto. Fue en ese momento cuando dos hombres en una motocicleta se acercaron al auto y comenzaron a atacarle.

La madre de Leticia, desesperada por proteger a su hija. Subió a la moto y logró agarrar a uno de los atacantes que cae del vehículo. Pero rápidamente se equilibra y le ataca a la mujer.

La madre de Leticia, herida en la pierna izquierda, cayó al suelo. Pero poco tiempo después se levantó y se dirigió hacia la puerta del conductor para intentar socorrer a su hija.

Leticia no sobrevivió a las heridas.

Fue trasladada al Hospital Ferreira Machado. Donde dio a luz a un bebé vivo, pero que falleció poco después.

Tras unos días de avances en las investigaciones. La Policía Civil de Río de Janeiro ya detuvo a los dos ocupantes de la moto que cometieron el crimen. El primero en ser detenido fue el conductor,. Quien admitió su participación en el crimen, aunque dijo que el otro bandido habría sido “tercerizado”, es decir, enviado por alguien para cometer el asesinato junto con él, sin saberlo.

En un segundo momento, el tirador también fue encontrado y detenido. Permaneció en silencio durante todo el interrogatorio en la DP 134, en Campos dos Goytacazes, lo que demostró la tesis un tanto obvia de que se trataba de un crimen premeditado y comisionado.

Ahora, oficialmente, pero con cautela, la delegada que preside la investigación, Natàlia Patrão, titular del 134º DP, dice que el principal sospechoso de ser el autor intelectual del crimen sería el padre del bebé, el profesor de Química del Instituto Federal Fluminense (IFF) Diego Viola de Nadai, 40 años.

Según la información recabada hasta el momento para la indagatoria, Diego estaría formalmente casado con otra mujer.

Lo que no se sabe es si la relación con Leticia, que duró cinco años, fue meramente extramatrimonial o si en realidad estaba separado de su esposa y no acababa de divorciarse.

Amigos y familiares de la víctima aseguran que la relación entre ambos era muy extraña. Y que Diego tenía comportamientos inusuales. Como estar ausente, no querer aparecer en las fotos de ninguna manera y ser extremadamente callado.

La noche del crimen, horas después de la tragedia, Diego durmió en casa de Cintia Fonseca, la madre de Leticia, quien recibió un disparo en la pierna cuando intentaba forcejear con uno de los bandidos.

Los familiares dicen que se comportó de manera aún más extraña, al haberse quedado dormido durante el velatorio de su pareja y su bebé, quien nació vivo tras los disparos recibidos por la madre, pero que falleció horas después. Diego aparece en fotos cargando el pequeño ataúd del niño en el funeral.

leticia
Compartir

Comentarios