El recibimiento del equipo argentino se volvió un caos en Buenos Aires (VIDEO)

Uncategorized 628 Visitas

La Selección de Argentina que recorría Buenos Aires en un autobús descapotado, tras consolidarse como nuevo campeón en la pasada entrega de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022, al vencer a Francia, tuvieron inconvenientes para continuar por tierra junto a la impresionante multitud que los esperaba en el Obelisco, luego de conquistar su tercer título mundialista.

La “Scaloneta” mantuvo un ritmo lento por las principales vías de la capital argentina debido a las aglomeraciones de aficionados que aguardaban ver a sus ídolos, junto a la preciada copa que en la mayoría del trayecto llevaba como un gran tesoro, el legendario Lionel Messi. Varios helicópteros de Prefectura Naval recogieron a los futbolistas en Villa Lugano, barrio situado en el suroeste de la capital argentina, para continuar su itinerario en los cielos, luego de haber avanzado tan solo 14 kilómetros en cuatro horas y media.

«No nos dejan llegar a saludar a toda la gente que estaba en el Obelisco, los mismos organismos de seguridad que nos escoltaban no nos permiten avanzar. Mil disculpas en nombre de todos los jugadores campeones. Una pena», aseguró en su cuenta de Twitter el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio «Chiqui» Tapia.

El vehículo que traslada al combinado dirigido por Lionel Scaloni partió poco antes de las 11.30 horas hora local, desde el recinto deportivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) ubicado en Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires, y tomó la avenida Riccheri rumbo a la ciudad.

Sin embargo, las cosas se salieron de control, a pesar de la euforia por la gesta conseguida por los jugadores argentinos, algunos hinchas intentaron acercarse tanto a sus ídolos que terminaron lesionados.

Video de hinchas argentinos en la llegada de la Selección comandada por Lionel Messi. Foto: Twitter @cronica
Video de hinchas argentinos en la llegada de la Selección comandada por Lionel Messi. Foto: Twitter @cronica
Después de tres horas de travesía, el autobús solo recorrió 13 kilómetros de carretera, ubicándose en las inmediaciones del Mercado Central a las 14.30 horas, unos 18 kilómetros al suroeste del punto elegido por los jugadores para la celebración principal.

«Los futbolistas se acercarán a saludar a los hinchas desde la autopista 25 de mayo y 9 de Julio, de acuerdo al circuito dispuesto por los organismos de seguridad. Se estima que la presencia del plantel será a partir de las 12.30 en dicha zona», manifestó la selección en su cuenta oficial de Twitter a las 11.39 horas.

Sin embargo, pese a su extenuante jornada, los integrantes de la Albiceleste lucían alegres y divertidos durante su recorrido, con Lionel Messi y Ángel Di María compartiendo una jarra con bebida y recibiendo baños de espuma de los hinchas apostados en los bordes de la carretera, según información suministrada por la agencia española EFE.

Una alegría que contrasta con la confusión experimentada durante toda esta mañana en el centro de la capital, debido a las modificaciones del itinerario emprendido por la Albiceleste. En un principio, las autoridades informaron de que el vehículo emprendería su camino hacia Buenos Aires por la avenida General Paz, siguiendo por la avenida Lugones hasta llegar al Obelisco desde el norte de la avenida 9 de Julio.

Sin embargo, la selección optó por cambiar de rumbo ante las concentraciones masivas, provocando una confusión generalizada en las calles, con miles de personas protagonizando varias carreras de un lado hacia otro, entre cánticos eufóricos y algunas caras largas ante la posibilidad de no ver a la selección.

Asimismo, se rumora que todavía no han podido confirmar si los jugadores pasarán en algún momento de la jornada por la Casa Rosada, sede del Gobierno, para encontrarse con el presidente del país, Alberto Fernández. La Albiceleste obtuvo su tercer título mundial, después de los conseguidos en Argentina 1978 y México 1986. A estos tres logros, se suman las tres finales perdidas de Uruguay 1930, Italia 1990 y Brasil 2014

Compartir

Comentarios