HOJA PARA LIMPIAR LOS INTESTINOS Y ACABAR CON LAS BACTERIAS (RECETA PASO A PASO)

Uncategorized 580 Visitas

Es una verdura de hoja verde que crece en climas templados y los mayores productores son Estados Unidos y China.

Existen tres variedades de espinacas que son la espinaca Savoy o de hoja rizada, la espinaca de hoja lisa y la espinaca baby que es más pequeña que las anteriores.

Contiene muy pocas calorías, su mayor componente es el agua seguido de los carbohidratos y las proteínas que se encuentran en baja cantidad, y a penas contiene grasa. Nos aporta fibra por tanto nos ayudará a sentirnos más saciados, a regular la glucemia y el colesterol en sangre, y a regular el tránsito intestinal.

También es rica en vitaminas como la B1, B2, B3, folatos, vitamina A, K, E, etc. En cuanto a los minerales destacan el calcio, potasio, magnesio, fósforo, sodio, hierro, etc.

Posee ácido oxálico, el cual combinado con algunos minerales forma cristales que se depositan en las articulaciones produciendo dolor e inflamación, y también forman cálculos renales. Esto también hace que se dificulte la absorción de algunos minerales como por ejemplo el calcio.

Gracias a su composición nutricional nos aporta una serie de beneficios como por ejemplo que ayuda a reducir el riesgo de enfermedades oculares por su riqueza en beta carotenos, luteína y xanteno.

Es bueno para las embarazadas por su contenido en ácido fólico y para evitar problemas de desarrollo del feto.

Regula la tensión arterial por su alto contenido en potasio y bajo en sodio.

Previene el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mejora la circulación.

Ayuda a mantener en buen estado el sistema nervioso, los huesos y los músculos.

Nos ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres por su contenido en antioxidantes.

RECETA DE BATIDO DE ESPINACAS

Enero es el mes por excelencia de los buenos propósitos alimenticios y… de los batidos verdes, esos que nos venden como desintoxicantes y que, seamos francos, ni depuran ni desintoxican, que esa función ya la hace nuestro cuerpo cada día. Cosa bien distinta es que durante las Navidades lo hayamos hecho trabajar a destajo y que una buena parte de las calorías de más que nos hayamos zampado ahora luzcan en forma de esos michelines que nos queremos quitar a toda costa.

Ingredientes

  • Espinacas frescas crudas, 50 g
  • Plátano, ½ (*)
  • Apio, 2 ramas
  • Naranja, 1
  • Perejil, 2 ramitas
  • Agua, 150 ml

En ese caso, los batidos, como este batido verde de espinacas, son buenos aliados, pero repito, no porque depuren nada, sino porque tienen pocas calorías, mucha fibra y aportan vitaminas y minerales, vamos, que para matar el hambre de media mañana son más recomendables que zamparse un bollo o un pincho de tortilla porque son más saludables. Así que, para los que os animéis, estos días os iré poniendo las combinaciones que a mí me resultan más apetecibles y en las que lo verde ni se nota que está.

Preparación del Batido verde de espinacas
Exprimimos la naranja y reservamos el zumo.
En una batidora de vaso americano ponemos los trozos de plátano congelados, el perejil, el apio lavado y cortado en trozos, las hojas de espinacas, el zumo de la naranja y el agua. Si sois muy golosos le podéis añadir una cucharada de miel o sirope de ágave, pero no es imprescindible, porque la naranja y el plátano ya aportan suficiente dulzor.
Cerramos la batidora y trituramos a velocidad máxima hasta que tengamos una mezcla homogénea y ligeramente espumosa.
Servimos inmediatamente.

Como la textura es bastante cremosa a mí me gusta más tomarlo con pajita, pero también se puede beber directamente.

Resultado

A pesar del color verde tan intenso que a uno le puede parecer que el sabor sea el de las espinacas, ya os adelanto que no es así, pues los trocitos de plátano hacen muy bien su trabajo y anulan bastante a las espinacas y al apio, cuyos sabores pueden desaparecer por completo si así lo queréis añadiendo un poco de miel.

Si lo queréis más líquido, basta con añadir un poco más de agua y batir unos segundos más. En cualquier caso, la fibra de las espinacas y el apio nos quitará de sobra el hambre de media mañana habiendo ingerido muy pocas calorías.

Un truco, si vais con prisa y no queréis manchar el exprimidor para hacer el zumo, se puede añadir la naranja troceada de manera que tendremos un extra de fibra al incluir también la pulpa de esta.

Compartir

Comentarios