Esta es la razón por la que nunca deberías tirar las patas de pollo

Uncategorized 2535 Visitas

Muchas personas suelen tirar las patas de pollo a la hora de preparar sus platillos favoritos, pero no se dan cuenta del error que están cometiendo.

Sabemos que las patas de pollo no son la parte favorita de muchos comensales, principalmente por su apariencia, pero además de que son deliciosas (para sorpresa de muchos), están llenas de nutrientes y proteínas. Conoce sus beneficios y deja de hacerles el feo, mejor aprovéchalas y prepara un buen caldito y acompaña tus esquites caseros.

Beneficios de comer patas de pollo

Las patas de pollo son una rica fuente de colágeno, de hecho, contienen más que las gelatinas, por lo que consumirlas contribuye a la salud de tu piel, promueve la elasticidad y la flexibilidad, y reduce las arrugas. Además, ayuda a reparar las lesiones cutáneas, ya que acelera la cicatrización.

Las patas de pollo son excelentes para fortalecer uñas, ligamentos y huesos, sus nutrientes mejoran la función de los cartílagos; gracias a que aportan minerales como calcio, magnesio, fósforo, silicio y azufre, pueden contribuir a combatir problemas como artritis y los dolores de las articulaciones.

La “gelatina” que se encuentra en el caldo de patas de pollo es perfecta para mejorar el funcionamiento del sistema digestivo, ya que ayuda a que el intestino trabaje correctamente.

patas-de-pollo-preparadas
Foto: Pixabay

Contienen un aminoácido conocido como cisteína, que ayuda a adelgazar la mucosidad en los pulmones, haciéndola menos pegajoso y más fácil de expulsar, por lo que un buen caldito de patas de pollo es perfecto para aliviar las molestias de enfermedades de las vías respiratorias.

Gracias a sus nutrientes, este ingrediente es perfecto para estimular el metabolismo y controlar los niveles de presión arterial, también aumenta la producción de glóbulos rojos y ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Lo que recomiendan las abuelitas

Nuestras abuelas son sabias porque siempre sabían que prepararnos para hacernos sentir mejor, y en e l caso de tener plaquetas bajas, nunca faltaban en nuestras comidas una buena sopa de pata de pollo, y es que está comprobado que este alimento de origen animal en realidad puede hacer subir tus plaquetas, y que las patas de pollo son una rica fuente de colágeno.

Aprende a prepararlas

Solo necesitas calentar agua en una olla, cuando esté hirviendo añade 8 patitas de pollo (limpias y sin uñas), 1/2 cebolla, 1 diente de ajo, 2 ramitas de cilantro y sal al gusto. Deja hervir por 40 minutos y listo, puedes consumirlas con el caldo o utilizarlas para preparar otras recetas.

Compartir

Comentarios