Tener relaciones intimas por atrás agranda el trasero: ¿mito o realidad?

Uncategorized 9051 Visitas

Cuando estamos en el colegio o en la universidad y usamos esa inocencia propia de la falta de experiencia, muchas de nosotras escuchamos que el método infalible para hacer que a uno le creciera trasero el consistía en iniciar la vida íntima por atras, y tener relaciones con frecuencia, porque eso (de alguna manera) garantizaba más caderas y pompas.

Pero, ¿es cierto esto de que tener con frecuencia relaciones por atras ayuda a tener un trasero más grande o es otro de esos mitos urbanos con los que nos reímos al comparar los distintos tamaños de las chicas cuando éramos muy jóvenes?

Basta una búsqueda rápida en internet para encontrar argumentos a favor de esta creencia, en parte creada alrededor de una mala interpretación, no es el acto de penetración lo que hace el aumento de pompas.

Estamos errados es esta crecencia.
El acto intimo es una joya para quien lo sabe utilizar , si bien el acto de penetracion no es lo que te aumenta los glúteos , si la postura que se utliza en el acto , si , leiste bien , la postura correcta y estrategica es la que te hace reafirmar tus glúteos, te recomendamos algunas posturas ideales para obtener este beneficio.

EL LOBO: Los dos estarán parados, él detrás de la chica, mientras la penetra deberá tomarla por las caderas. Con esta pose el hombre tiene la libertad de acariciar todo el cuerpo de la mujer.

LA CRUZ: El hombre debe de estar tumbado de lado y la mujer recostada boca arriba en perpendicular cubriendo con sus piernas la pelvis de él. Será como si el cuerpo de ella surgiese desde la cadera de él. Esta postura permite que la movilidad se vea reducida y la penetración marina poco profunda. El puede moverse hacia adelante o hacia atrás sosteniendo las piernas de ella. Solo que, al tener el cuerpo de la mujer encima del hombre, se verá limitado a tener movimientos, por lo que la efusividad se verá controlada.

MISIONERA, ELLA ENCIMA: El hombre debe de estar tumbado boca arriba, la mujer debe de arquear las piernas y posicionarse encima de él dejando que sus extremidades le rodeen. Ya que se haya producido la penetración, ella debe de inclinarse hacia delante sosteniendo el peso de su cuerpo (tratando de apoyarse bien en el pecho de él como si fuera una almohada) sobre las palmas de las manos o codos. En esta posición la mujer es la encargada de coordinar la acción por lo que podrá moverse como guste.

LA SILLA CON LAS MANOS: Es una de las más complicadas, solamente las parejas arriesgadas se atreven a hacerla. El hombre debe estar atrás de la chica, mientras ella se inclina y coloca las manos sobre el piso. Él debe sujetar las piernas de su pareja y subirlas a la altura de sus caderas hasta que llegue la penetración.

Compartir

Comentarios