¡Baño de ruda y romero para las buenas energías! Hazlo antes que termine el año y verás el cambio

Uncategorized 970 Visitas

«En la casa en la que hay ruda, Dios la ayuda», dice el refrán. Cargada de historia y mística, la ruda es una planta apreciada desde la antigüedad por su valor terapéutico y espiritual.

Poderosa -seguramente debido a su fuerte olor-, ha sido un ingrediente infaltable tanto en la medicina natural como en la hechicería. Sabios, magos y curanderos la incluyen en sus recetas desde tiempos remotos.

En la Antigua Roma creían que protegía contra el mal de ojo; para los griegos era el remedio ideal para enfrentar epidemias y combatir los dolores del cuerpo. Con ella, los celtas se defendían de los males; y los pueblos originarios de América, por su parte, le otorgaban un fuerte influjo sobre la amor, por lo que nunca podía faltar ruda en ningún hechizo de seducción. En las culturas originarias de América nunca faltaba ruda en los hechizos de seducción.

¿Cómo usar la ruda?

En nuestros días, la ruda es símbolo de protección y renovación energética. Su sola presencia en nuestro hogar nos brinda una sensación de seguridad.

Si bien su uso más frecuente es el 1 de agosto, el Día de la Pachamama, cuando el mito dice que debemos tomar tres sorbitos de caña con ruda para mantener una salud, podemos sacar provecho de sus ventajas durante todo el año. 

La manera más simple que tenemos de aprovechar su fuerza positiva es colocando una ruda macho a la izquierda del ingreso a nuestro hogar o, si es hembra, a la derecha. También podemos utilizar sahumerios, esencias, velas o preparar sahumos de ruda seca con carboncitos a fin de aliviar los ambientes. La ruda se puede utilizar en diferentes formas: sahumerios, velas o esencias.

Para nuestra protección personal, lo mejor es llevar siempre una ramita en algún bolso o cartera que utilicemos. También pueden colocarse algunas hojitas sueltas en la billetera para cuidar nuestro dinero e ingresos.

Ritual de limpieza energética del hogar

¿Cuántas veces nos sentimos cansados o del mal humor en nuestra propia casa y no sabemos por qué? ¿O se rompen cosas, una tras otra, sin ninguna razón? ¿O percibimos que nada fluye y todo los que generamos allí nos cuesta demasiado?

Seguramente sea una cuestión de energía. Por un lado, todas las cargas que nosotros podemos entrar desde afuera pero, también, la de aquellos que vienen a visitarnos o, por algún motivo, traspasan la puerta de entrada. 

Para limpiar esta mala vibra, debemos prender en un cuenco un carboncito. Una vez que despide el primer humo blanco, le agregamos un buen puñado de hojas de ruda secas. También, si tenemos, se le puede agregar una ramita de romero seco o una cucharita de incienso.

Cerramos las ventanas y puertas de la casa y abrimos la de los placares. Partiendo de la puerta de ingreso, recorremos la casa en el sentido de las agujas del reloj. Pasamos por todos los ambientes excepto el baño.

En cada cuarto nos paramos en los rincones y en cada uno giramos tres veces el cuenco, siempre pidiendo que ingrese todo lo bueno a nuestro hogar y se retire todo lo negativo.

Una vez que terminamos la recorrida, detrás de la puerta de ingreso dejamos el cuenco para que la ruda se termine de quemar. Abrimos todas la ventanas de la casa para que se vaya el humo y cerramos los placares. 

BAÑO DE RUDA Y ROMERO PARA NEUTRALIZAR MALAS ENERGIAS

Combinar estos #SúperIngredientes tiene grandes beneficios, pues equilibra la mente, purifica las energías, elimina las malas vibras, atrae la buena suerte y además la calma.

Para hacer este ritual necesitas:

·Tres litros de agua tibia
·Romero (Buena cantidad)
·Ruda (Buena cantidad)

Procedimiento:

1. Para hacer un baño clásico de ruda y romero, debes agregar las hierbas frescas en los tres litros de agua tibia.

2. Deja que las hierbas liberen todos sus jugos internos, pues te darás cuenta que el agua se irá aromatizando y cambiando de color.

3. Deja la mezcla por 3 horas o incluso un día entero, para que todas sus propiedades se disuelvan.

4. Una vez que tienes el agua bien aromatizada, es hora de hacerte el baño.

5. Primero, toma una ducha como lo haces habitualmente, limpiando bien tu cuerpo.

6. Empieza con el baño, ya sea en una tina en donde puedas agregar la mezcla o con ayuda de un recipiente puedes ir dejándolo caer sobre tu cuerpo.

7. Para mejorar la experiencia de esta ducha aromática, puedes encender un sahumerio o una vela. Es importante que durante todo el baño tengas en tu mente toda la energía positiva que quieres atraer a tu vida.

Baño de descarga energética

Para esos días en los que parece que nada nos sale bien y que, incluso, hasta nos sentimos mal o desganados, nada mejor que un buen baño de descarga energética con ruda.

Primero, preparamos una infusión. Para prepararla, calentamos medio litro de agua. Una vez que está hirviendo, le agregamos dos ramitas de ruda (puede ser seca o fresca) y unos granitos de sal gruesa. Dejamos hervir todo durante cinco minutos y la dejamos entibiar. Para los días en los que nos sentimos «cargados», nada mejor que un baño de ruda.

Una vez que terminamos de ducharnos, volcamos esta infusión sobre nosotros desde el cuello hacia abajo, por el pecho y por la espalda. Mientras dejamos que caiga bien sobre nuestro cuerpo, nos visualizamos envueltos en color blanco y pedimos que se retire todo lo negativo. Nos secamos. 

 Luego, enjuagamos bien la bañera y limpiamos el toallón o la toalla que hayamos empleado.   

Bonus track: tres secretos de la ruda

Para la buena onda: Si en nuestra casa no es posible tener una planta en la entrada, simplemente podemos armar un ramito de ruda seca, atarlo con un moño colorado y colgarlo o colocarlo detrás de la puerta. De esa manera, toda la energía negativa que entre en el hogar se verá neutralizada.

Para el trabajo: Los que tengan entrevistas de trabajo o estén intentando iniciar algún proyecto propio, tienen que armar una pequeña bolsita con algunas hojas de ruda y granos de gruesa y llevarla siempre consigo.

Para el amor:  La ruda se utiliza para enfrentar la indiferencia de quien nos gusta. En esta caso, hay que preparar una bolsita con algunas hojas de ruda y flores de lavanda. Una vez que está lista, la podemos colocar debajo de la almohada o en el cajón en el que guardamos la lencería. 

Compartir

Comentarios