5 usos y beneficios del té de moringa para la salud

Uncategorized 4667 Visitas

¿Qué es la moringa?

Uno de los superalimentos verdes más populares y benéficos es la moringa oleifera, conocida en el habla popular como “baqueta”, “milagro” o “rábano picante”. El árbol es originario de las estribaciones del Himalaya en India, pero ahora se cultiva ampliamente en las zonas semiáridas, tropicales y subtropicales del mundo. 

El árbol de la moringa tiene un alto valor nutritivo y cada una de sus partes es apta para fines comerciales o nutricionales. Aunque los beneficios de este árbol solamente se han dado a conocer en Occidente en los últimos tiempos, la moringa se ha utilizado en el subcontinente indio y sus alrededores durante siglos. Su composición nutritiva prolífica la convirtió en una de las hierbas medicinales de uso más profundo en la medicina tradicional ayurvédica. 

Así pues, el té elaborado con hojas de moringa molidas y deshidratadas es, sin duda, uno de los tés más nutritivos que se pueden consumir. 

Al té de moringa se le atribuye la presencia de numerosas vitaminas y minerales esenciales. El propio árbol, concretamente las hojas, las vainas y las semillas, contienen una serie de fitoquímicos esenciales, como los taninos y los flavonoides, que se incorporan al té de moringa una vez que las hojas se han molido. 

Los siguientes son algunos de los beneficios y usos importantes del té de moringa para la salud.

1. Lleno de antioxidantes 

El té de moringa está lleno de antioxidantes, vitamina C y betacaroteno. La Dra. Amy Shah, médica con doble certificación, dice: “Los antioxidantes ofrecen una serie de beneficios para la salud y ayudan a combatir y eliminar los radicales libres del organismo, lo que evita la aparición del estrés oxidativo que puede ser potencialmente perjudicial”. 

Las hojas de este árbol también contienen quercetina. “La quercetina es un antioxidante que podría ayudar a estabilizar el azúcar en la sangre, desactivar los radicales libres que producen enfermedades y ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas”, añade. Las hojas también contienen ácido clorogénico, que según las investigaciones, podría ayudar a regular y controlar los niveles de azúcar en la sangre.  

2. Contiene compuestos antiinflamatorios

El té de moringa es antiinflamatorio por naturaleza debido a la presencia de agentes antiinflamatorios denominados isotiocianatos, que alivian la inflamación de baja intensidad “La inflamación es una respuesta normal a los estímulos del organismo; sin embargo, se ha demostrado que la inflamación crónica provoca una serie de problemas de salud, entre ellos la hipertensión arterial”, dice la Dra. Shah. Los estudios indican que los glucósidos fenólicos y otros compuestos de la moringa demostraron que ejercen actividades inmunosupresoras y antiinflamatorias.

3. Ayuda a la digestión 

Los compuestos antiinflamatorios del té de moringa ayudan a mejorar la digestión, ya que calman el estómago y mejoran la salud gastrointestinal en general. Las propiedades antibacterianas de este té también ayudan a que el intestino funcione de forma óptima. “Muchos superalimentos, como el extracto de moringa, podrían ayudar a mantener la salud y el buen funcionamiento del intestino. Las numerosas propiedades antibióticas y antibacterianas de la moringa podrían ayudar a detener el crecimiento de patógenos en el intestino. Además, la moringa contiene grandes cantidades de vitamina B, la cual ayuda a la digestión en general, al reducir la hinchazón, el estreñimiento y otros problemas digestivos”.

4. Refuerza el sistema inmunitario y la energía 

Su elevado contenido de ácido ascórbico y otros antioxidantes hacen que este té sea ideal para combatir los síntomas del resfriado y la gripe. “Estos antioxidantes estimulan la producción de glóbulos blancos que ayudan a hacer frente al estrés oxidativo, lo cual contribuye a reforzar el sistema inmunitario”. 

Además, el té de moringa es un estimulante energético sin cafeína. “Evitar la cafeína y optar por potenciadores de energía naturales es ideal para promover un ciclo de sueño y vigilia saludable y mantener ajustados los ritmos circadianos”, añade la Dra. Shah.

5. Mejora la salud de la piel y el cabello

Las potentes propiedades antioxidantes de la moringa cuentan con una alta concentración de un compuesto químico denominado “citoquininas”. Esto no solo ayuda a reparar las células en mal estado, sino que también estimula el crecimiento celular y estabiliza el colágeno. El té de moringa contiene proteínas, así como los nueve aminoácidos esenciales, y tiene cantidades suficientes de vitamina C y del complejo B. “Los aminoácidos son los componentes básicos de las proteínas, que ayudan a propiciar el crecimiento del cabello y a retener la humedad en la piel. Por eso, el consumo habitual de moringa es una buena forma de mejorar la salud de la piel y del cabello”, explica la Dra. Shah. 

Compartir

Comentarios