NO DEBE FALTAR EN TU CASA – 6 Beneficios de TOMARLA A DIARIO

Uncategorized 7260 Visitas

Algunos de los beneficios del té de menta son mejorar la digestión, disminuir las náuseas, aliviar los dolores de cabeza y los dolores menstruales. Además de eso, la menta puede ayudar a tratar las gripes, resfriados y algunas infecciones provocadas por bacterias y hongos, inclusive puede prevenir algunos tipos de cáncer, como de colon y de mama.

Los beneficios que aporta el té de menta se deben a que contiene polifenoles y aceites esenciales, otorgando propiedades analgésicas, antiespasmódicas, antisépticas y calmantes, siendo una buena opción para tomar luego de las comidas, mejorando los dolores digestivos, o para tomar durante la noche para reducir el insomnio.

Este té puede ser preparado con las hojas frescas o secas, utilizando dos especies diferentes de esta planta, una conocida como hierbabuena, cuyo nombre científico es Mentha spicata, y otra conocida como toronjil de menta o menta piperita, cuyo nombre científico es Mentha piperita.

Para qué sirve

La menta contiene polifenoles y un alto nivel de aceites esenciales, como el mentol, que le confieren la mayor parte de su actividad medicinal, por lo que aporta diversos beneficios para la salud, como se indica a continuación:

1. Tratar problemas digestivos

Debido a que el té de menta actúa como relajante del músculo liso gastrointestinal, ayuda a reducir los espasmos que causan calambres y dolores digestivos. También esta hierba puede disminuir las náuseas, los vómitos, la hinchazón abdominal y los eructos excesivos.

Además de esto, el té de menta tiene un efecto estimulante sobre la secreción biliar, mejorando la digestión de los alimentos.

Asimismo, hay estudios que demuestran que la menta podría aliviar los síntomas atribuibles al intestino irritable, controlando las diarreas en adultos y en niños.

2.  Aliviar el dolor de cabeza

El consumo de té de menta es recomendado para la terapia del dolor de cabeza y para las migrañas, ya que tiene propiedades anestésicas, que pueden ayudar a disminuir el dolor.  Además de esto, el té de menta puede disminuir la tensión nerviosa y muscular que influye en este tipo de dolores.

3. Tratar la gripe y resfriados

La menta posee propiedades antiinflamatorias, antivirales, antibacterianas y vasodilatadoras que pueden ayudar a aliviar el resfriado o una gripe, dolores de garganta e inclusive usarse como complemento del tratamiento en la rinitis alérgica y en la bronquitis.

Está demostrado en algunos estudios, que la menta podría ayudar a reducir la tos y las congestiones nasales al mejorar el flujo nasal, ya que tiene un efecto estimulante sobre el nervio palatino.

4.  Aliviar los síntomas menstruales

Se ha confirmado que la menta posee efectos positivos en el tratamiento de los dolores menstruales, ya que  tiene propiedades  analgésicas y  antiinflamatorias.

En un estudio los resultados mostraron que la menta puede reducir la duración y la gravedad de los cólicos menstruales. Si bien el efecto de la menta puede ser menor que un analgesico, se puede utilizar para acompañar el tratamiento.

5. Tratar infecciones

La menta contiene óxido de piperitona, un compuesto que tiene propiedades antiparasitarias, actuando eficazmente como complemento para el tratamiento de algunas infecciones generadas por los parásitos, como la ameba y la giardia.

Además de esto, la menta posee acción antibacteriana, actuando contra algunas bacterias, como las estafilococos, y acción antifúngica, ayudando a eliminar algunos hongos como la candida.

6. Mejorar el cansancio mental y los nervios

La menta contiene mentol y mentona, que ejercen actividad sobre algunos receptores y componentes del sistema nervioso central, ayudando a mejorar la calidad del sueño, disminuir los nervios, la fatiga mental y a mejorar el rendimiento en tareas cognitivas exigentes, como por ejemplo en el estudio.

Compartir

Comentarios