6 Cosas Que Los Ginecólogos Sienten «4SC0» En Ti, Pero No Te Quieren Contar

Uncategorized 2996 Visitas

Ir al ginecólogo puede ser un poco incómodo para muchas mujeres; y es que de solo con imaginarse la incomodidad de que alguien te vea tus partes privadas; o las incómodas preguntas que te harán; hace que inmediatamente no desees ir. Y en parte, esto no debería ser así, ya que las mujeres deben acudir sin falta a realizarse sus chequeos rutinarios. Además, las mujeres no le deberían de tener miedo a los ginecólogos; ya que el trabajo de estos es ayudarlas para que su salud esté bien.

Algo que siempre debes de tener presente son los chequeos rutinarios; ya que estos te permitirán saber cómo se encuentra tu salud; y en caso de tener alguna enfermedad, es más fácil tratarla si se descubre temprano. De modo que, no consultes con tu doctor simplemente porque estas enferma; sino que debes de consultar cada seis meses para hacerte chequeos.

En todo caso, puedes preguntarle a tu doctor que cada cuanto tiempo debes de realizarte los chequeos rutinarios; así este te explicará más sobre esto, incluso te puede explicar con más detalle todos los procedimientos que te hará y el porqué. Recuerda que puedes preguntarle este tipo de cosas.

A continuación, se te explicará cuales son las cosas que los ginecólogos no les gusta en un paciente. No creo que el término “asco” debe de ser parte del titulo; sin embargo, hay muchas cosas que a tu doctor no le gusta que hagas pero aún así no te lo comenta.

En primer lugar, tu ginecólogo es un médico, lo que significa que esta persona no solo es profesional, sino que también se preocupa por hacer que te sientas segura y cómoda. Si no nos crees, espera a conocer algunas de las cosas que tu ginecólogo desea que dejes de preocuparte:

1.No te depilas adecuadamente

Evita disculparte por no depilarte Los ginecólogos lo han visto todo. Aunque puedes sentirte cohibida por un poco de vello adicional allí, es probable que tu doctor ni siquiera lo note (o le importe). Obviamente, si afeitarte o depilarte te hará sentir más cómoda, hazlo. Sin embargo, ten en cuenta que, durante la consulta, tu ginecólogo te garantizará que estará mucho más preocupado por la salud de su zona intima, que por su apariencia.

2. Buscas el diagnostico en internet

Nunca busques un diagnóstico en internet Toma una respiración profunda; una visita al ginecólogo no da tanto miedo cómo crees. Tu médico está allí no solo para asegurarse de que estés saludable, sino informada y cómoda. Por lo que, la próxima vez que programes una cita, ve preparada, tranquila y lista para abordar tus inquietudes… Evitando así, buscar cualquier diagnostico en internet, ya que, será algo muy peligroso a la larga.

3. Desconfiar del doctor

A tu ginecólogo no le gustará si desconfías de su diagnóstico Una de las cosas más importantes que puedes hacer en una cita es abrirte a cualquier pregunta o inquietud que puedas tener. Incluso, puedes escribirlos de antemano, de modo que, si te pones nerviosa en la sala de examen, tengas algo en lo que apoyarte. Tampoco te avergüences de tu falta de conocimiento sobre algo. Tu ginecólogo es el experto, después de todo. No te juzgará y estará encantado de informarte sobre cualquier cosa que desees saber.

4.Ocultarle cosas al doctor

No le ocultes nada a tu doctor No es ningún secreto que la actividad sexual es muy personal, pero tu médico no es alguien a quien debas retenerle información. Ya sea que estés con múltiples parejas, una sola o no seas sexualmente activo, puede ser incómodo divulgar algunos detalles sin sentirte avergonzada, pero es la mejor opción para un diagnóstico certero.

5. Falta de confianza con tu doctor

Deja de culpar a las hormonas Por si se trata de una reacción menor a un jabón nuevo o un signo de una ETS, es importante prestar atención a cualquier comezón, ya que es un indicador de una serie de problemas diferentes. Idealmente, con todas las conversaciones sinceras que tienes con tu ginecólogo, desarrolla una confianza y un vínculo. Es así por lo que, si te siente preocupada por cualquier cosa, deja de pensar que puede ser un problema menor que resuelves en casa y coméntaselo.

6. Miedo a tener malos olores

El ginecólogo jamás sentirá molestia si tienes malos olores Tiene sentido preocuparte por cómo hueles, especialmente en esa región, antes de tu cita con el ginecólogo. Pero no se asustes demasiado por los olores o la transpiración que puedan existir o no. Aunque no puede ser una excusa para ir al gimnasio o saltarse la ducha antes de ir a donde el doctor. Es solo un recordatorio de que tu ginecólogo ve a muchos pacientes en un día, y tu olor típico no se destacará entre el resto (a menos que esté sucediendo algo más grave) ¡Si te gusto comparte con todos tus amigos! Atención: Estas imágenes no son de nuestra autoría, si conoces o eres uno de los creadores, ponte en contacto con nosotros para darte los créditos.

Estos consejos son sólo para fines informativos y educativos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.

Compartir

Comentarios