Por estas razones las puertas de LOS BAÑOS PÚBLICOS no llegan al suelo

Uncategorized 276 Visitas

En la mayoría de los baños públicos, las puertas no llegan hasta el suelo y queda un hueco que permite que se vean los pies. Si esto te ha llamado siempre la atención y no sabes a qué se debe, te lo explicamos.

Visitar un baño público es una necesidad que nos gustaría evitar, ya que en muchas ocasiones se trata de una experiencia desagradable. Pocas veces nos encontramos con un servicio limpio y bien cuidado, y la falta de privacidad en un momento tan delicado tampoco ayuda a que nos encontremos cómodos. 

¿Qué te provocan los baños públicos? ¿Terror? Eso pensé. ¿Pero alguna vez te has preguntado por qué las puertas de los cubículos casi nunca llegan al suelo?

¡Bueno, resulta que hay no una, sino muchas razones más que válidas para que las puertas no te cubran por completo! Algunas son obvias, mientras que otras son inesperadas.

Por ejemplo, los cubículos completamente cerrados otorgan una acogedora sensación de aislamiento. Las personas se alejan de los ruidos y del movimiento en el baño y, como resultado, se olvidan de los que están afuera esperando su turno. Se relajan más pasan más tiempo ocupándose de sus propias cosas. ¡Además, dejar un espacio hace que los baños sean más fáciles de limpiar!

RESUMEN:

– Si una persona pierde la consciencia o sufre una emergencia médica en un cubículo completamente cerrado, pasarían horas antes de que alguien lo note.

– El espacio debajo de la puerta ayuda a ver si hay alguien adentro, y evita que alguien se entrometa en la intimidad de una persona.

– Los cubículos completamente cerrados son más propensos a provocarte una inolvidable y nauseabunda experiencia, ya que en estos casos es más difícil deshacerse de los olores.

– ¡Una razón un poco más obvia (y probablemente una de las más comunes) es que los cubículos que no se cierran por completo son más baratos!

– Psicológicamente hablando, mientras menos protegido y encerrado se sienta alguien, menos propenso será a hacer algo perjudicial y arriesgado.

– Es casi imposible salir por tu cuenta de un cubículo completamente cerrado una vez que la cerradura se traba.

– Los cubículos completamente cerrados otorgan una acogedora sensación de aislamiento. Las personas se alejan de los ruidos y del movimiento en el baño y, como resultado, se olvidan de los que están afuera esperando su turno.

Otra razón por la que las puertas de los baños públicos no llegan hasta abajo es que facilita la limpieza de los suelos. El personal de limpieza no necesita ir abriendo cada uno de los puestos, sino que puede deslizar la fregona por el hueco, ahorrando tiempo y esfuerzo.

Compartir

Comentarios