4 pasos sencillos para acabar con los puntos negros – el paso final es el más importante

Salud 7834 Visitas

¿Puntos negros? No hay nada más terrible que esas imperfecciones en tu nariz o barbilla. Pero ¿Por qué aparecen? Lo que sucede es que los poros se tapan con el sudor, la suciedad y la grasa facial que se va acumulando a lo largo del día. Por ello es importante llevar una limpieza adecuada.

1. Vapores para abrir los poros

Los vapores de plantas ayudan limpiar y purificar tu piel. Haz una infusión de manzanilla poniendo en un recipiente agua a hervir y añade flores de manzanilla natural. Deja reposar 5 minutos y acerca la cara tapándote la cabeza con una toalla para conservar el calor.

Deja que los vapores actúen sobre tu piel durante 10-15 minutos, conseguirás que los poros se abran preparándose para la exfoliación.

2. Exfoliante natural para la piel

Después de los vapores, la exfoliación es clave. Esta permite eliminar las células muertas de tu piel y los indeseados puntos negros. Es un proceso que conviene hacer una vez por semanapor la noche para evitar que te de el sol después.

Se aplica el exfoliante sobre la piel del rostro suavemente con movimientos circulares, sobre todo, en las zonas de más grasa (nariz, mejillas, barbilla, frente). Si tienes la piel sensible y los exfoliantes convencionales te irritan la piel, puedes probar a hacer tu exfoliante casero y natural.

  • Azúcar y limón. Ralla la cáscara de un limón y mezcla con azúcar (es recomendable utilizar azúcar morena porque es más gorda). Aplica la pasta sobre el rostro y da pequeños masajes con los dedos sobre el rostro.
  • Tomate y sal. Corta medio tomate maduro rico en licopeno (tiene grandes beneficios para la piel). Unta la parte abierta en sal gorda y frótalo suavemente sobre la piel del rostro.

3. Agua fría para cerrar los poros

Después de abrir los poros con los vapores de manzanilla y eliminar los puntos negros con la exfoliación, lava tu rostro con agua fría para cerrar los poros.

4. Mascarilla casera para hidratar la piel

Para una limpieza profunda, una vez la piel queda libre de imperfecciones y puntos negros, conviene aplicar una mascarilla casera para hidratar. Puedes aplicarte una mezcla natural de yogur natural y dos cucharadas de miel. Aclara con agua tibia.

mascarilla casera de yogur y miel para limpiar poros
Compartir

Comentarios